Empotradores: cómo convertirlos en un anclaje multidireccional y otras precauciones

Los empotradores o fisureros son los anclajes para escalada en roca más ligeros, simples y eficientes, pero para que sean seguros, requieren algunas precauciones importantes, ya que son susceptibles de moverse y descolocarse por la tensión de la cuerda o directamente salirse y ser inútiles si la dirección de la posible tracción no coincide con la dirección en la que se encaja más en la grieta.

¡No queremos que pase esto!

La primera precaución general es encajarlo en el momento de la colocación con algunos tirones fuertes que lo sujeten en el estrechamiento elegido. Evidentemente como esto puede complicar la recuperación, el segundo de cuerda siempre debe estar provisto de un sacafisureros.

La segunda es colocar una cinta exprés lo suficientemente larga para que elimine o minimice la tensión que pueda trasmitirle la cuerda con sus movimientos, y evitar que se descoloque. La cinta debería ser larga en cuanto la cuerda no vaya totalmente rectilínea (al menos 30 o mejor 60 cm).

El caso más desfavorable es cuando la correcta dirección en la que se encaja no coincide en absoluto con el potencial tirón en caso de caída, como puede suceder en inicio de travesías o al colocarlos en grietas oblicuas u horizontales. En este caso la única solución eficaz es colocar un segundo empotrador (u otro anclaje) que se encaje de forma opuesta al principal y atar ambos de manera que uno sujeta al otro, quedando así un anclaje multidireccional.

Formas de convertir un empotrador en multidireccional: ballestrinque en el empotrador principal.
Formas de convertir un empotrador en multidireccional: ballestrinque en los dos.
Formas de convertir un empotrador en multidireccional: con una vuelta simple.

Salvo excepciones de vías muy rectilíneas, escalar con doble cuerda (y saber gestionarla adecuadamente) es en mi opinión casi imprescindible en vías de autoprotección para optimizar el uso de anclajes unidireccionales como empotradores o friends y conseguir un mejor deslizamiento y mayor seguridad. Con frecuencia en estas vías no es fácil prever el recorrido de la cuerda, ya que se depende de la posibilidad de emplazamientos para los seguros, lo que puede conducir a un recorrido sinuoso, donde las cuerdas dobles son una gran ventaja.

La gestión de la doble cuerda es importante

Autorrescate en paredes, glaciares y avalanchas. Nuevo libro publicado

Portada nuevo libro

Ya esta a la venta mi nuevo libro. “Autorrescate en paredes, glaciares y avalanchas“. Heredero del primero sobre este tema que hice en 1996, pero con todas las aportaciones y mejoras que aportan los años. Ya se sabe, más sabe el diablo por viejo…. Creo que he hecho un buen trabajo, sobre todo por las horas que he tenido que invertir…y el cariño que he puesto. Gracias a los amigos (Jesús, Chema y Marcos) que han tenido la paciencia de leer los borradores y aportar sugerencias.

Es un libro para escaladores iniciados, que al menos conozcan los nudos básicos y las técnicas elementales de aseguramiento al primero, al segundo, montaje de reuniones y rápeles. Para los expertos puede ser una forma de refrescar y añadir conocimientos, y un aliciente para seguir aprendiendo.

Como todo manual técnico, necesita, no solo de atenta lectura y comprensión, sino de mucha práctica real de los contenidos para que sea realmente útil. Aconsejo a los que realmente quieran aprender y asentar los conocimientos, que realicen un curso sobre el tema; la práctica de maniobras y situaciones reales es la única manera de adquirir soltura y confianza y sacar el máximo provecho al material.

Como siempre, estoy abierto  a comentarios o aclaraciones sobre algún tema relacionado con el libro.

 

machard de dos senos, un nudo autobloqueante muy práctico

el rápel es una maniobra sencilla, pero no admite fallos

El nudo conocido como machard de dos senos, es uno de los nudos autobloqueantes más prácticos. Es fácil de hacer y recomendable como autoseguro mientras rapelamos. El rápel es una maniobra realmente sencilla, pero nuestro pellejo depende totalmente de unos pocos elementos (mosquetón, descensor y anclaje) que no admiten fallo.

Aparte de la imprescindible comprobación del anclaje, un nudo autobloqueante de autoseguro nos permitirá poder soltar las manos para deshacer líos de cuerda o cualquier otra maniobra. También puede evitar que caigamos sin control ante un incidente que nos incapacite, como la caída de una piedra o un desvanecimiento por otra causa.

Este autobloqueante también es práctico para cualquier otra maniobra, como ascenso por las cuerdas. Normalmente es necesario un mínimo de 4 o 5 vueltas, siempre teniendo en cuenta el material que usemos. Cuanto más dúctil y gastado (más pelusa) esté el cordino y la cuerda, más agarre. También influye la diferencia entre el cordino y la cuerda sobre la que actúa; a mayor diferencia mayor agarre. Cuantas más vueltas dé el cordino más agarrará, y el número adecuado de ellas requiere experimentación personal según el material que usemos. Esto es aplicable a todos los nudos autobloqueantes, no solo a este.

En las ilustraciones vemos la forma más recomendable de colocarse el autobloqueante, un método fácil de manejar y eficiente que sustituye a nuestra “mano de freno”.

método de autoseguro recomendable para rapelar