Totem cam, un nuevo concepto de “friend” que aporta algo más

He utilizado los “friend” desde que se comercializaron, sí ,aquellos de vástago rígido de “Wild Country” que supongo solo habéis utilizado los que peinéis canas. Para los que nos gusta la escalada (no me refiero a la deportiva obviamente), después del fuego y la rueda, el “friend” es el mejor invento de la humanidad.

No es extraño que el nombre comercial del primer “empotrador de expansión por levas” se siga utilizando como genérico para referirse a todos, ya que resume perfectamente lo que significan estos cacharros para nosotros. El nombre para los “friend” fue acuñado por Chris Walker cuando él y Ray Jardine (el diseñador de los prototipos) iban a escalar con otros escaladores que no conocían el secreto de los prototipos que estaban usando. Chris quería saber si Ray llevaba la bolsa con los “juguetes”, pero no sabía cómo preguntárselo sin levantar sospechas. Finalmente le preguntó: “¿has traído la bolsa de los “amigos”, Ray?”. El nombre quedó.

Los primitivos “Friends”

Muchos fabricantes los han imitado desde entonces, mejorando lo más obvio, la flexibilidad y la ligereza. Más tarde, también de la mano del fabricante británico “Wild Country” llegó la miniaturización con los microfriends, que fueron (junto con los ya existentes empotradores o fisureros) otro gran avance para poder sustituir en gran medida los clavos; bueno para los escaladores y bueno para evitar el destrozo de las fisuras en la roca. Los legendarios microfriends “Alien” estaban presentes, y todavía están, en el arnés de la mayoría de los escaladores de vías de autoprotección.

El avance más notorio llego de la mano de Black Diamond con los dispositivos de doble eje, los “Camalot” que se hicieron rápidamente objeto de deseo. Otras mejoras y adaptaciones se han producido, y en mi opinión pocas notorias salvo los “Link Cam” que sin embargo no han llegado a ser muy populares pese a su gran versatilidad. Otra mejora que en mi opinión ha sido relevante, es la reducción en anchura de la cabeza de levas (X4 de Camalot, Alien revolution, Master cam de Metolius) , que permite asegurarse en fisuras poco profundas, aumentando las posibilidades de aseguramiento en gran medida.

Alien original
Camalot C4 de Black Diamond
Link cam de Omega Pacific

Desde hace pocos años, se comercializa algo nuevo y aún más eficiente en muchas situaciones: los TOTEM CAMS. Estos dispositivos cambian el tradicional sistema de tracción sobre el vástago, optando por una tracción directa por cable de cada par de levas, algo totalmente novedoso. Esto consigue más eficacia en fisuras abiertas, incluso con la posibilidad de que solo un par de levas esté en contacto con la roca en fisuras muy poco profundas (interesante para artificial), aunque éste es un uso marginal. Su gran flexibilidad y la fuerza de sus muelles, también minimiza el efecto de “caminar” y que se descoloque. En fin, en cuanto se prueban se aprecia que no son un “friend” más.

Totem cam

Como contrapartida y debido precisamente al sistema de cables, son más voluminosos que los tradicionales, aunque el peso está en consonancia con los competidores.

En mi opinión la mejor elección como primer juego de “friend” para los que empiezan, e igualmente para completar los microfriends más pequeños y los “friend” más grandes. Y desde luego la mejor opción cuando hay que doblar el juego de “friend”.

Juego de Totem cam

Estas son las especificaciones del fabricante:

  • Sistema patentado Direct Loading Camming Device (US patent 7,014,156) que aplica la carga perfectamente equilibrada en cada una de las cuatro levas.
  • Anchuras de cabeza bien proporcionadas, con la cabeza más estrecha para la talla menor.
  •  Cuerpo muy flexible.
  • Fácil manejo incluso con guantes.
  • Posibilidad de cargar solo dos levas. Consultar Instrucciones De Uso! • Muy buena capacidad de agarre.
  • Se mueven menos una vez emplazados, debido a los fuertes muelles y la gran flexibilidad. • Buen rango de expansión (1,64:1).
  •  Ligeros y duraderos

¿Crees que escalarás mejor torturándote los pies?

¿Crees que escalarás mejor torturándote los pies con unos gatos de geisha? ¿No aguantas con tus gatos puestos más de un largo? ¿Piensas que un gato cómodo no puede ser técnico o que un gato técnico siempre será mejor para cualquier vía? En lo que respecta a los modelos de pies de gato actual hay en general 3 categorías.

Los que los fabricantes suelen llamar de iniciación o para entrenamiento y rocódromo, son de horma recta con una forma natural del pie y con la suela horizontal y bastante rígida lateralmente, los dedos van estirados y el talón no debe recibir presión, aunque como con todos, el pie tiene que quedar bien sujeto para que el gato no se retuerza cuando canteamos en algo pequeño. Igualmente el pie debe rellenar de forma natural todo el gato, sin huecos muertos en la parte delantera.

Los polivalentes, normalmente más rígidos y con frecuencia con la horma algo asimétrica, es decir algo torcidos hacia el dedo gordo. Pueden llevar algo de tensión en la suela de forma que esta se curva un poco en “garra” y más tensión en el talón para empujar el pie hacia adelante. Los dedos pueden ir estirados, o en algunos modelos algo arqueados en garra.

Los técnicos, o gama alta, tienen todas las cualidades anteriores exageradas: suela con mucha tensión y muy curvada, perfil muy asimétrico con una forma antinatural para el pie. Los dedos van encogidos en garra, para lo que la puntera debe tener una altura adaptada para acoger los dedos en esta posición.

En cuanto a los sistemas de cierre de todos, el de velcro es el más popular por su rapidez y comodidad, pero tiene sus inconvenientes, ya que el velcro con el tiempo se desgasta y pega cada vez menos y en cualquier caso no puede ajustar tanto como un buen cierre de cordones que puede llegar mucho más hacia la puntera.

Tu pie tiene una forma única, por lo que la horma tiene que adaptarse a tu pie, no al revés. Un gato que puede ser excelente para una persona, no lo será para ti si la forma de tu pie es diferente (dedo gordo más largo o más corto por ejemplo). La mejor forma de comprobarlo es que rellenes completamente la puntera sin huecos.

Evidentemente cuanto más técnico menos cómodo, pero ¿significa que no se puede escalar difícil con gatos cómodos? Categóricamente no. Llevo 43 años escalando y no sé cuantos pares de gatos habré gastado, pero la comodidad siempre ha sido mi primer criterio de compra y os aseguro que cosas difíciles he escalado. Evidentemente hay vías concretas en las que hay que apoyar sobre microrregletas o agujeros, donde puede ser necesaria una precisión extra y darle más potencia a los dedos al llevarlos en garra, pero el porcentaje de estas vías es mínimo, y por lo general son vías reservadas para pocos mortales. Un gato cómodo es además salud para los pies, que supongo quieres que te duren toda la vida en condiciones; te aseguro que he visto pies de escaladores veteranos de los 80 que dan verdadera grima (en aquellos años 80 los gatos ajustadísimos era la seña de identidad de los “lolos” y por tanto a imitar).

Si solo haces deportiva, mi consejo es que utilices dos pares de gatos, y solo uses los “técnicos” cuando creas que la vía realmente lo requiere, y eso no tiene por qué estar relacionado con su dificultad si no con las características de la vía.

Si haces vías largas, la opción de la comodidad está clara. Un truco que yo uso para escaladas largas con largos técnicos de pies, es llevar unos calcetines extra, que uso para que los gatos queden más ajustados si lo necesito. Pruébate los gatos sin prejuicios sobre marcas o modelos y busca el que adapte a tu pie con comodidad; una buena forma de equivocarse es comprar un calzado solo porque los use alguna figura mediática.

Por supuesto esto solo es mi humilde opinión, pero lo que es evidente, es que con unos pies felices, la escalada es más placentera, que es lo que buscamos ¿no?