Mucha gente y poco hielo, consejos

Por fin tenemos hielos. Ahora toca prudencia y no ponerse nerviosos. Con las temporadas tan cortas y los pocos sitios que tenemos, la masificación está servida. La escalada en hielo hoy en día es así. Con un poco de paciencia, educación y generosidad por parte de todos, con frecuencia podemos escalar todos con los mínimos inconvenientes.

Escalar detrás de una cordada en una cascada estrecha y sin grandes repisas, es evidentemente una estupidez que se puede pagar cara. Pero hay cascadas anchas o con grandes repisas o campos de nieve intermedios donde se pueden acoplar dos cordadas cercanas con un poco de buena voluntad, ya sea separándose de la vertical de la otra cordada si hay sitio o gestionando una distancia prudencial en las grandes repisas.

Si se desciende por la misma cascada, más de lo mismo, educación y generosidad, los que suben tienen prioridad, así que molestar lo mínimo posible, esperando donde haga falta o evitando su línea. En el caso de cascadas complejas con carámbanos colgando, bajar cuando sube otra cordada es muy peligroso, ya que al rapelar podemos romper carámbanos de cualquier tamaño y provocar un grave accidente. En estos casos habría que esperar a que no estén en la vertical o mejor bajar por otro lado si es posible.

Otro tema, es que con la masificación se suelen encontrar las cascadas muy picadas, esto las hace más fáciles, aunque menos interesantes, pero añade un problema, y es que en muchos sitios donde el hielo no es muy homogéneo o generoso, encontramos los agujeros de los tornillos de las cordadas precedentes. Si hay un sitio adecuado mete tu tornillo en un sitio diferente, pero si no hay otra opción ¿qué hago?¿lo meto en el mismo agujero?¿es seguro?

Los test realizados (“Ice Climbing Anchor Strength: An In-Deph Analisis”, octubre 2008*) vienen a demostrar que si el diámetro del agujero antiguo, es decir del tornillo que lo hizo, es el mismo que el que vamos introducir, es suficientemente seguro, siempre que se trate de hielo bueno. Si los agujeros son de hace días, en caso de temperaturas favorables a un proceso de recongelación, se habrá reducido algo el diámetro, mejorando la situación. Sin embargo no todos los tornillos tienen el mismo diámetro. La aparición en los últimos años de tornillos de aluminio, que necesitan un mayor diámetro de tubo para ofrecer una adecuada resistencia, complican el problema, ya que si el tornillo nuevo queda bailando en el interior (tornillo de acero en un antiguo agujero hecho por uno de aluminio), no es seguro, como consuelo, podemos esperar cierta resistencia aleatoria si tiene una inclinación positiva y hace palanca. La solución pasaría por utilizar el tornillo de diámetro más ancho que tengamos (aluminio), y en cualquiera de los casos, procura utilizar el tornillo más largo que tengas.

Para hacerse una idea estos son los anchos no oficiales de los tornillos actuales más empleados, medidos en la punta:

Petzl acero 16,5 mm

Grivel acero 17 mm

Black Diamond acero 17,2 mm

Petzl aluminio 17,9 m

Blackk Diamond aluminio 19,2 mm

*

https://beverlymountainguides.com/wp-content/uploads/2016/02/Ice-Climbing-Anchor-Strength_-An-In-Depth-Analysis.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *