Cabo de anclaje regulable

En febrero publique un artículo sobre los cabos de anclaje que están tan de moda, en el ya mostré alternativas de cabos regulables en longitud, que son los más prácticos, tanto de artículos que se venden, como de opciones más “caseras” pero igualmente prácticas. Ahondando en el tema para los que consideren este elemento indispensable, añado una alternativa que funciona muy bien y con un coste ridículo, ya que aparte del imprescindible cordino y mosquetón, solo necesita un maillón y un autobloqueante corto. Es además con toda probabilidad uno de los más dinámicos, (no se han hecho pruebas) ya que en caso de mal uso (recordemos que nunca hay que subir por encima del punto de anclaje) el autobloqueante puede deslizar hasta llegar al tope y absorber energía en el proceso.

Como se ve en la ilustración, el maillón tiene como finalidad hacer de reenvío al cordino y retener el autobloqueante.

Cabo de anclaje regulable con autobloqueante y maillón.

Para ajustarlo:

Simplemente se tira de extremo, al soltar el autobloqueante retendrá el cordino.

Para alargarlo:

Si no estamos colgados, se empuja el autobloqueante hacia arriba a la vez que nos echamos hacia atrás para alargarlo lo necesario.

Si estamos completamente colgados, habrá que tirar del extremo para descargar un poco el autobloqueante, y una vez flojo sujetarlo con la otra mano para que no se bloquee. Vamos entonces dejando retroceder el cordino hasta llegar al punto deseado, en el que soltamos el autobloqueante para que sujete de nuevo.

El cordino aconsejado es de cerca de 9 mm, para el autobloqueante un anillo de unos 60 cm de cordino de 5 o 6 mm que sea blando y suave. El autobloqueante a realizar es un marchad con los dos senos y el maillón del nº 6 o 7. En la punta del cordino hacemos un nudo de retención, por ejemplo un medio pescador doble o triple.

Machard de dos senos.
Medio triple pescador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *