Pasar de todo o advertir del peligro

Los que llevamos unos años haciendo montañismo hemos presenciado errores de todo tipo, llega un momento en el que crees que ya lo has visto todo y va alguien y aún te sorprende. Cuando además eres veterano y profesional y has tocado todos los palos, alpinismo, escalada, esquí de montaña, la colección de anécdotas es bastante larga.

Cuando presencias a alguien cometiendo un error grave de seguridad hay dos formas de actuar, pasar de todo ya que no es tu problema, actitud que mucha gente adopta, o advertir de ello a los implicados por si puedes evitar un accidente. Yo personalmente soy de los que no se calla por varios motivos, el primero es que si puedo evitar un accidente, el tema sí que va conmigo, el segundo porque no me quiero ver implicado en un accidente si puedo evitarlo, ya que en definitiva, si estás allí va a terminar afectándote de todos modos, y el tercero es que al ser guía, tengo obligación no solo moral, sino legal, ya que las sentencias que se van conociendo dejan claro que el profesional o el más “experto” tiene la obligación de evitarlo si está en su mano, sean o no sus clientes y esté o no trabajando. A veces recibes respuestas frías o directamente beligerantes diciéndote que te metas en tus asuntos, pero otras son agradecidas ya que no eran conscientes del peligro, me da igual. Si no te hacen caso tampoco puedes obligarles a nada, cada uno es mayorcito y debe ser responsable, pero al menos si pasa algo no remuerde la conciencia, pensando en que pudieras haberlo evitado de decir o hacer algo.

Me vienen a la memoria bastantes situaciones: gente descolgándose de una cinta, escaladores dispuestos a escalar corredores con peligro de avalanchas, cordadas que quieren escalar una cascadas peligrosa por la temperatura y condiciones, montañeros sin crampones en condiciones peligrosas y por supuesto situaciones de todo tipo en las zonas de escalada deportiva, en las que el ambiente de relajación y la poca formación con la que muchos empiezan provocan incidentes y accidentes con demasiada frecuencia, pese a que se supone que es la modalidad más segura de escalada.

Ayer sin ir más lejos, vi en el telediario un episodio del rescate en Gredos de una familia con niños incluidos, a los que tuvo que sacar de allí el helicóptero de la guardia civil porque tenían ceguera de las nieves por no usar gafas de sol en un día con sol y nieve, algo elemental y sin embargo recurrente. Yo suelo trabajar en Gredos en invierno y ya unas cuantas veces he tenido que advertir a gente que llevaba niños sin gafas de sol, los adultos que van con ellos suelen llevarlas, pero por ignorancia supongo que no saben el peligro que supone. Normalmente hacen algún comentario, pero siguen o directamente te dicen que a ti que te importa. Evidentemente no son montañeros ya que por lo accesible de la zona muchos turistas suben a dar un paseo o echar un vistazo. Otro ejemplo de los casos presenciados y recurrente en zonas de alta montaña accesible: una familia entera en el refugio de la Laguna con zapatillas de deporte por toda indumentaria para los pies, que pretendían subir al Almanzor un día en el que estaba la nieve dura como la piedra. Estos sí que hicieron caso ante la contundente frase que les dije al final “si seguís os vais a matar”.

En definitiva, advertir del peligro con buenas palabras y educación puede evitar problemas, evitar accidentes y rescates, y de paso educar un poco a los escasos de formación o sentido común.