La montaña “parque temático”, “Es divertido, pero no es un juego”.

La cultura del ocio y la promoción de la “aventura”, ha creado una visión de la montaña banalizada. El resultado es que cada vez hay más gente por las montañas sin un mínimo conocimiento de lo más básico que cualquier “montañero” necesita para minimizar riesgos. Ahora la montaña es terreno para deportistas y aventureros, para los que la montaña es un terreno de juego más.

Las consecuencias son evidentes, cada vez más accidentes e incidentes y un incremento de los rescates. Estadísticamente es normal, más gente, más accidentes, pero lo que no es normal es la casuística de los accidentes, protagonizados con frecuencia por personas sin equipo, conocimientos ni preparación, en entornos cada vez más hostiles. Lo normal es que si no tienes nada de lo anterior te limites a excursiones de baja y media montaña por senderos balizados, la montaña no es exclusivamente para expertos o iniciados; pero si quieres subir a una montaña grande o recorrer un itinerario complejo, donde la nieve puede estar presente casi todo el verano, los cambios de tiempo pueden ser rápidos y feroces y la niebla puede hacer necesarios conocimientos de navegación, necesitas un mínimo bagaje, de material, un poco de humildad y sentido común. Las dos últimas cosas citadas no se venden, pero muchos deben pensar que ser un atleta rápido suple todo lo anterior.

Hoy en día las posibilidades de formación son numerosas y asequibles y disponemos de un material excelente y adaptado a cada actividad. Todo el mundo puede ser montañero, pero esto implica ser consciente de donde te metes y actuar en consecuencia, a pocos se les ocurriría coger un parapente sin saber nada del asunto o hacer submarinismo sin una mínima formación, pero subir a un tres mil con neveros empinados, trepadas y roca suelta, parece que sea algo banal que no necesita ninguna preparación.

Uno de los indicadores de que cada vez te cruzas con menos montañeros, es algo trivial pero significativo, ya no todo el mundo saluda, una cortesía no escrita pero natural desde siempre en la comunidad montañera. También contribuye a la banalización, la obsesión actual por la ligereza y la rapidez, el cronómetro se ha convertido en la principal herramienta de muchos usuarios de la montaña, y es fácil ver en la cumbre de un tres mil a personas con unas mallas, camiseta y zapatillas por todo equipamiento (y solas); suficiente en un día radiante y con terreno seco, pero peligroso ante un esguince en un mal sitio aderezado por una fuerte tormenta vespertina.

El mismo concepto de aventura se ha banalizado, ahora todo es “aventura”, pero los organizadores de aventura por lo general “garantizan la seguridad” de sus actividades, una total contradicción, ya que aventura significa fin incierto o sujeto a riesgos. Esta banalización empuja a mucho público a “aventurarse” por su cuenta y riesgo sin tener un mínimo conocimiento del medio. La montaña es un medio cambiante y hostil, así de simple, y no conocer o ignorar los peligros es el mayor riesgo no controlado.

No me cansaré de repetirlo, formación es la clave, es lo que nos hace ver la realidad de a lo que nos enfrentamos y darnos ese punto de humildad que se necesita para no infravalorar los peligros o sobrevalorar nuestras capacidades. La falta de formación se pone en evidencia por ejemplo, viendo las preguntas que hace mucha gente en las páginas WEB que recopilan información sobre condiciones, cuando la gente pregunta cosas como que si tienen que llevar crampones para subir al Monte Perdido o a otro tres mil; si preguntas eso (y te fías a pies juntillas de las respuestas que te den) no deberías ni plantearte subir a un tres mil, ya que denota un total desconocimiento de la alta montaña, busca un objetivo donde realmente no los necesites, disfruta de ello y fórmate para poder moverte en alta montaña con seguridad.

La crudeza de la alta montaña se pone aún más de manifiesto cuando como este año hemos tenido un invierno de verdad, seguido de una primavera atípica. La abundante presencia de nieve en alta montaña estival, ha tenido y tiene como consecuencia trágicos accidentes. Algunos pueden achacarse a la fatalidad, pero la mayoría como siempre eran evitables y debidos a malas decisiones, ausencia de material o no saber usarlo. No es que la montaña sea más peligrosa, es que los peligros se infravaloran, ya que la gente se mal acostumbra a que nunca pasa nada, o piensa que las cosas le pasan a los demás.

Ya sé que es una tendencia inevitable, y que lo triste es que muchos deportistas y aventureros tendrán que pagar un alto precio por esta banalización del riesgo inherente a la alta montaña, pero si esta y otras llamadas a la cordura evitan al menos un accidente, estará bien empleado el que nos llamen pesados y que siempre estemos con la misma cantinela. Como muy  bien explica la frase de una conocida campaña “Es divertido, pero no es un juego”.

¿Lenguaje inclusivo y paritario o farragoso?

El gobierno propone adecuar la constitución con un lenguaje llamado inclusivo. La RAE debe hacer un informe al respecto. La RAE, que será tildada de inmovilista, seguramente dará una opinión negativa a muchos cambios por una sencilla razón, así no se habla; luego los políticos harán lo que quieran para acallar conciencias y ganar votos. Seguramente se puede adecuar el texto en ciertos aspectos para hacerlo más neutro , pero la RAE debe hacerse eco de la evolución real de la lengua, y de hecho lo hace, ya que cada vez que reedita el diccionario se incluyen un montón de palabras y acepciones, con las que se puede estar más o menos de acuerdo, pero si es una realidad en la calle… recordemos las críticas que recibe la RAE por la definición de algunas palabras, de las que se pide se retiren ciertas acepciones por ser ofensivas para algunas organizaciones o colectivos (por ejemplo alguno de los derivados de gitano), pero estamos en lo mismo, es el lenguaje que se usa y es del que se tiene que hacer eco la RAE, el que se sienta ofendido (y realmente hay gente con el pellejo muy fino) que se lo reclame a la sociedad, pero no al que hace de notario, el hecho de que se quite del diccionario no significa en absoluto que se deje de usar con ese sentido.

Tengamos en cuenta además, que el español es una lengua que se habla en medio mundo, con sus lógicas diferencias locales que tienen que tenerse en cuenta, de hecho hay más hispanohablantes fuera de España que dentro. La lengua es el vehículo de comunicación esencial, y está influenciada de forma natural por modas y otras lenguas, con lo que evoluciona sin remedio, pero ante todo tiene que ser fácilmente comprensible y sencilla. Me gustan los idiomas y el español es una lengua maravillosa, que como todas las lenguas tiene que tener unas reglas gramaticales claras, que si bien no tienen que ser intocables, si se tocan que sea para mejorar la comprensión, la fluidez o la simplicidad, pero no para complicarla. Esto es sobre todo importante en lenguas como la nuestra, debido precisamente a su gran internacionalización. De todas formas vuelvo al inicio, por mucho que lo políticos quieran ofrecer su farragoso lenguaje políticamente correcto, así no habla la gente. Hablar es comunicación, y ésta no puede estar condicionada continuamente, pensando si voy a ofender a alguien por el hecho de no cambiar una letra o duplicar género; es simplemente delirante.

Nuestro idioma (y otros muchos) usa el masculino como neutro inclusivo para toda la especie humana con objeto de simplificar el lenguaje, pero defender esto ya es tachado de machista, misógino o cualquier otra cosa. Otras lenguas como el inglés son mucho más neutras en muchos aspectos, pero no por ello en su sociedad existen menos comportamientos machistas. Como suele ser habitual, la ofensa no está en el emisor, sino en el receptor, las palabras son solo eso, formas de identificar cosas, en mi opinión, creer que por añadir o sustituir palabras va a cambiar el mundo, es un pensamiento tan superficial como inútil. Lo que de verdad cambia el mundo es la educación, tanto en casa como en el colegio, no si hablamos de una forma o de otra. Se puede ser un machista recalcitrante por mucho “todos y todas” que se use en el lenguaje, igualmente se puede ser racista y xenófobo aunque en vez de llamar a alguien “negro” se diga “persona de color o afroamericano”. En definitiva, son los hechos y la actitud lo que cuenta para aminorar los problemas sociales, no las palabras. Hoy estamos acostumbrados al esperpento en el lenguaje de nuestra clase política, sacrificando la gramática, la sintaxis y la eufonía en aras de una pretendida corrección política.

La efectividad en la comunicación no necesita estos artificios absurdos,  si decimos por ejemplo “se congregó una multitud en la que todos estaban gritando”¿es que alguien entiende que solo gritaban hombres? ¿es que alguien entiende que no había mujeres por el hecho de no decir “todos y todas”?  Se puede esgrimir, que porqué el masculino como inclusivo y no el femenino u otra forma, a mí me daría igual, pero cambiar el idioma no es cuestión de lo que ponga en documentos oficiales, sino en convencer a unos 300 y pico millones de hispanohablantes. Además si queremos ser tan rigurosos con el género, podemos llegar al esperpento ¿Por qué identificar el género con letras? Decimos tranquilamente, atleta, fisioterapeuta, dentista, artista etc. sin que la “a” identifique a ningún género, sin embargo en abogado, médico, ministro etc., siendo igualmente oficios o actividades que en principio deberían ser neutros independientemente del sexo de quien lo ejerce, se identifica la “o” como masculino. Hay casos más curiosos como, juez ¿para qué jueza, es que la “z” es masculino?  Con la lógica inclusiva y paritaria llevada a rajatabla, habría que hablar de atletos, fisioterapeutos, dentistos, artistos, en fin un despropósito absurdo, con lo fácil que es simplemente poner delante un artículo, el juez, la juez, el ministro, la ministro, el dentista, la dentista etc. Hay casos más absurdos aún, como el uso del participio activo, que en nuestra lengua acaba en “nte”, habría que incluso cambiar el nombre de algún cuento, ya que “La bella durmiente” sería políticamente incorrecto, mucho mejor “La bella durmienta” no vaya a ser que alguien entre “los y las” “estudiantes y estudiantas” se sienta discriminado por el uso de la “e” ¿Y qué pasa con el que no se identifique ni como hombre ni como mujer? Vaya lío.

Para llegar a una sociedad verdaderamente inclusiva e igualitaria para todas las personas (o personos, o persones), lo que hace falta es más seriedad en una política educativa de calidad, que desde la más tierna infancia tenga esto bien presente, y que la educación no sea un tema partidista e ideológico sino lo que demanda la realidad de la sociedad actual. Los resultados no son desde luego a corto ni a medio plazo, ya que los niños de hoy serán la sociedad del mañana, pero no se van a acelerar porque nos volvamos locos hablando.

Cabo de anclaje regulable

En febrero publique un artículo sobre los cabos de anclaje que están tan de moda, en el ya mostré alternativas de cabos regulables en longitud, que son los más prácticos, tanto de artículos que se venden, como de opciones más “caseras” pero igualmente prácticas. Ahondando en el tema para los que consideren este elemento indispensable, añado una alternativa que funciona muy bien y con un coste ridículo, ya que aparte del imprescindible cordino y mosquetón, solo necesita un maillón y un autobloqueante corto. Es además con toda probabilidad uno de los más dinámicos, (no se han hecho pruebas) ya que en caso de mal uso (recordemos que nunca hay que subir por encima del punto de anclaje) el autobloqueante puede deslizar hasta llegar al tope y absorber energía en el proceso.

Como se ve en la ilustración, el maillón tiene como finalidad hacer de reenvío al cordino y retener el autobloqueante.

Cabo de anclaje regulable con autobloqueante y maillón.

Para ajustarlo:

Simplemente se tira de extremo, al soltar el autobloqueante retendrá el cordino.

Para alargarlo:

Si no estamos colgados, se empuja el autobloqueante hacia arriba a la vez que nos echamos hacia atrás para alargarlo lo necesario.

Si estamos completamente colgados, habrá que tirar del extremo para descargar un poco el autobloqueante, y una vez flojo sujetarlo con la otra mano para que no se bloquee. Vamos entonces dejando retroceder el cordino hasta llegar al punto deseado, en el que soltamos el autobloqueante para que sujete de nuevo.

El cordino aconsejado es de cerca de 9 mm, para el autobloqueante un anillo de unos 60 cm de cordino de 5 o 6 mm que sea blando y suave. El autobloqueante a realizar es un marchad con los dos senos y el maillón del nº 6 o 7. En la punta del cordino hacemos un nudo de retención, por ejemplo un medio pescador doble o triple.

Machard de dos senos.
Medio triple pescador.